30 sept. 2010

EN ESE DÍA

Con el corazón palpitante y rebosante de gratitud recibo este poema que mi amiga ALICIA MONTERO (http://alimontero.blogspot.com/) ha dedicado a mi hermano Vicente. Prueba irrefutable de su gran sensibilidad y calidad humana. Versos sentidos que nacen de su corazón generoso.
Ali, recibe un abrazo agradecido. Dios te bendiga.


EN ESE DIA

Y sucederá,
un día u otro,
que tus ojos serán cerrados
ya no por sí mismos,
sino por una mano piadosa...

Y sucederá que ese día,
un día u otro,
por última vez,
llenarás de aire tus pulmones...

Y sucederá, sin duda,
un día u otro,
que reposarás de todas tus angustias
de todas tus penas y enfermedades...

Sucederá,
un día u otro,
que abandonarás las cosas de este mundo,
nada irá contigo...

Si, sucederá,
que justo ese día,
será el día de tu nacimiento,
el día de tu gloria...

Pues sucederá,
que morirá la oruga
para que puedas volar
como la mariposa que siempre fuiste...

Y será tiempo de dicha
y de celebración,
pues ese día, un día u otro,
resucitaste a tu Ser verdadero...

Ali

25 sept. 2010

A MIS HERMANOS



Yo tengo tantos hermanos
que no los puedo contar.
En el valle, la montaña,
en la pampa y en el mar.

Cada cual con sus trabajos
con sus sueños cada cual.
Con la esperanza delante,
con los recuerdos detrás.
Yo tengo tantos hermanos
que no los puedo contar.

Gente de mano caliente
por eso de la amistad.
Con un rezo pa' rezarlo.
Con un llanto pa' llorar.
Con un horizonte abierto
que siempre está más allá.
Y esa fuerza pa' buscarlo
con tesón y voluntad.

Cuando parece más cerca
es cuando se aleja más.
Yo tengo tantos hermanos
que no los puedo contar.
Y así seguimos andando
curtidos de soledad.
Nos perdemos por el mundo.
Nos volvemos a encontrar.

Y así nos reconocemos
por el lejano mirar.
Por las coplas que mordemos.
Semillas de inmensidad.
Yo tengo tantos hermanos
que no los puedo contar.

Y así seguimos andando
curtidos de soledad.
Y en nosotros nuestros muertos
Pa' que nadie quede atrás.

Yo tengo tantos hermanos
que no los puedo contar.
Y una hermana muy hermosa
que se llama libertad.

Atahualpa Yupanqui

13 sept. 2010

AL MES DE TU PARTIDA

Después de haber vertido
lágrimas sentidas,
después de haber escrito
una o dos poesías,
después de ver tu imagen,
en cada rostro,
en cada esquina…

Después de todo,
en mi recuerdo
impresa tu fotografía
me habla de los contrastes
y los vaivenes de la vida.

Tuviste amigos verdaderos,
grandes en afecto y número.
¡Cuántos pasan por la Tierra
y no cuentan con ninguno!

Conociste el Amor,
marcó tu vida,
y también te dio frutos.
Hay quien lucha por nada
y del mundo se despide
sin hacer lo oportuno.

En el trabajo, de sol a sol,
buen padre y esposo,
responsable y maduro.
Supiste que era cierto,
que cielo e infierno
coexisten en la tierra…
los dos juntos.

Transparencia fue tu enseña.
Estar contigo: una delicia.
La alegría: tu compañera...
Igual que tu sonrisa.

Quisiera la misma templanza
con la que tú, tan callado,
pasaste los días y las noches
pese al disgusto y el daño.

Cerrando los ojos te veo
hermoso, tal cual estabas.
Había duda en tus ojos, sí,
pero también había amor…
Amor en tu mirada.