7 nov. 2014

ECLIPSE



Llora el alma.

Todavía.


Lágrimas secas.

Tristeza oculta.

Infausto acíbar.


Luna de sangre.

Tormenta ácida.
 
Eclipse de vida...

 
Por cada boca

que se yergue

con la mentira.
 

Lágrimas.

Lágrimas secas

en las mejillas.


Noches de invierno.

Días de hastío.

Tiempo sin tiempo.
 
Sed de justicia.
  

Aún llora el alma.
 
Todavía.
 
Caudalosos fluyen

ríos de tinta.


Guadaña que hiere.

Resquebrajada lealtad.

Algazara perdida.
  
 
Eclipse de sol.
 
Eclipse de luna.
 
Inocencia vendida.
 
 
Esperanzas frustradas.
 
Verdad encubierta.
 
Amanecer de agonía.
 
 

27 oct. 2014

COLORES


¿De qué tono es tu amor?
¿De qué matiz son tus besos?
¿Multicolor? ¿Blanco y negro?
¿Del color de tus ojos?
¿Del mismo que el pensamiento?
 
¿Qué visos tiene tu nombre?
¿Qué tonalidad tu deseo?
¿Cómo eran los abrazos
que hoy nos quedan tan lejos?

Mi amor como los colores:
tantos como pensamientos,
como sueños existen...
infinito e inmenso.

Tengo guardado para ti:
un arco iris lunar,
un arco iris de niebla,
un arco iris de fuego.
 
Y el rojo de la pasión,
el magenta del amor,
el amarillo de la llama
que va anunciando el deseo...

El verde de la esperanza,
del laurel del triunfo,
de la magia y su influjo...
y toda una gama de besos.

Como arco iris que espera
esa lluvia serena...
vivo aprendiendo a vivir
bajo el color del invierno.

Desde aquel día gris.
Durante todo este tiempo.
 

26 oct. 2014

LUZ DE LUNA

 
La luz que entra
por tu ventana,
como mis sentimientos...

Pura.
Transparente.
Clara.

Como el agua
que baja
de la montaña.

Cristalina.
Cadenciosa.
Inmaculada.

Como el trabajo
de tus manos. 

Como las letras
con las que escribo. 

Como mis latidos
enamorados.

Diáfana.
Traslúcida.
Límpida.

Luminosa.
Vítrea.
Opaca.

Luz de sol,
luz de luna,
en el pasillo de tu casa.


23 oct. 2014

Mea culpa


Échame la culpa a mí
por mis reacciones violentas,
por no saber dialogar…
por preferir ver la televisión
antes que hablar…
Dicho así, es lo normal:
¡échame a mí la culpa!
 
Queda bien, por supuesto,
para algo eres perfecto.
¡Di que sí!
 
Échame la culpa a mí
por, sin ser llamada,
acudir a ti.
En tu ayuda.
Porque hasta a eso te aferras.
Inconsciente mente.

Como nunca hubo consejos,
ni demostraciones, ni hechos:
échame la culpa a mí
como lo vienes haciendo...

Échale la culpa a mi edad,
a mis muchas carencias,
a mis complejos e inexperiencia,
malas reacciones y defectos…
No estoy hecha para ti.
 
Habla de mis esperanzas,
de mis sueños,
de los secretos confesados
con el corazón abierto...

Échame la culpa a mí
y las medallas para ti.
Queda bien ante los hombres,
anda, no vayas a ser estúpido...

Y cuando te llame
el Gran Espíritu
a confesar ante su presencia,
dile que tenga clemencia,
que, aunque yo no sea nadie,
en mi propio nombre di
que la culpa la tuve yo.

Es sólo mía
por haber confiado en ti.

Culpable, sí.
Culpable yo,
quien te suplica perdón.
No voy a ser como el perro
que aun siendo apaleado
porque intenta defenderse
encima queda como malo...
o aún peor.

Culpable, sí.
Mea culpa, mea culpa,
mea maxima culpa.

Sic transit gloria mundi.
Sic transit.

15 oct. 2014

NIEBLA


Como la estela que deja
la barquichuela inconsciente
sobre un mar de cristal:
tus dedos en mi pelo,
tu rostro en mi almohada.

Recuerdos de noches sin días,
y días de noches sin tiempo.

Tu mirada, tu corazón, su palpitar.
Tu voz, estela en el aire.
Tu presencia, en el mar.
Huellas sobre la arena mojada…

Volátil como junco al viento,
un recuerdo
envejecido por el tiempo
viene y va.

Como la plata tu pelo,
el color de la espuma,
la inocencia perdida,
la lluvia, la sequía,
la inquietud y la calma.

De plata la navaja
que afeita tu barba.
De plata la medalla
que adorna tu cuello.
De plata.

Niebla en la noche.
Niebla en la mañana.
Niebla en el alma
y en la ventana.
Como la estela que dejas
por donde pasas.

Un roce en la herida,
una caricia sensual.
Estela de plata,
niebla de tiniebla.
Palabras que cortan
como el cristal.
 
Estela, plata, niebla.
Roce sensual.
Amanecer errante.
Ocaso sangrante.
Estrella fugaz.

7 oct. 2014

CIFRAS Y LETRAS


Millones de palabras
reservadas para ti.

Cientos de caricias.
Mil besos apasionados.

Doscientos días de lluvia
con ventana, abrazo y chimenea.

Cien poemas de amor
y una canción desesperada.

Todo eso reservado.
Almacenado para ti.

Juventud. Creatividad.
Entrega desinteresada.

Todo se vino abajo
porque no sabes contar.

Uno más uno, no son tres…
no hay que ser muy listo.

Subyace la herida sangrante
entre los pliegues del alma.

Profanador insolente
de lengua larga y viperina.

No se puede hacer peor…
pero es tu modus operandi.

Traicionaste mi lealtad
y, de mi familia, su confianza.

Ni de cifras ni de letras
has demostrado entender.

Cazador cazado
en su propia trampa.

3 oct. 2014

UNO

Como árboles de hoja caduca:
tú y yo.

En medio de la tierra prometida.
Subsistiendo.

La delgada línea creadora
que nos trazó
posee la fuerza del acero.

El ímpetu del mar.
La brisa de la mañana.
El eco del silencio.

Crecimos siempre a salvo
de la necesidad y el miedo.
 
Lealtad indestructible.
Pese a la distancia y pormenores.
Resurgiendo.

Unidos. Uno y dos.
Contra todo pronóstico.

Trazados por la misma línea.
Moldeados con la misma arcilla.
Nosotros.

Como el hilo invisible
que tejen las arañas
tú y yo.

Sabiduría creadora.
Energía envolvente.
Fuente de vida excelsa.

No hay enemigo, es tiempo…
Tal vez nuestro mejor aliado.
Depende.
Se desvanece el silencio.

Todo lo que nace, muere.
Menos el amor verdadero
que con el tiempo crece.

Tú y yo. Uno sólo.
Para siempre.

30 sept. 2014

GRANDEZA


 
¿Quieres ver algo grande?
Baja la mirada.

¿Quieres ver algo inmenso?

Observa atentamente
el trabajo minucioso
de las hormigas.

Su búsqueda constante.
Su labor silenciosa.
Su enseñanza y su ejemplo.

Férreo compromiso.
Ecología y equilibrio.

Trabajan sin descanso.
Hasta la extenuación
que nunca llega.

Su instintiva inteligencia
no entiende de ociosidad.

Estrategia marcial.

La música muda
de la previsión desmedida
y el trabajo en equipo.

Exactitud y perseverancia.
Prosperidad y fortuna.

Un reino de grandeza
donde todo súbdito
sabe cuál es su sitio.

22 sept. 2014

VENTANA, LLUVIA, CHIMENEA...


 
Siento la lluvia caer
como cascada de lágrimas
que alivia más que consuela.
 
Escapando del cielo
en solidaria huida.
Anegándolo todo.

Tres palabras agitan,
resonando con fuerza,
mis sienes dormidas.
 
Inesperado y fortuito
un pensamiento aparece
junto al fantasma del recuerdo.
 
Imágenes del pasado
que quedaron en nada.

Ventana.
Lluvia.
Chimenea.
 
Tres palabras,
tres conceptos,
alegorías pretéritas
de un pasado perfecto.

Mientras la lluvia de otoño
en salvaje trayectoria
va bendiciendo la tierra…

Rememoro aquel tiempo
en que sólo tres palabras
irrigaban mi vida
ávida de ti y de esperanza.

16 sept. 2014

POR LA ESPALDA


 
Como el toro de la Vega,
en mortal cruzada,
sin saber por do le viene
cae herido de muerte
por traidora lanzada.

Así son ciertas puñaladas,
punzadas crueles y diestras,
cuando llegan por la espalda.

Como el toro de la Vega,
sin culpa y a traición,
inútil crimen atroz,
que es abatido por nada.

Sobre las espaldas
de quienes sean
tatuado irá ese crimen.
Sobre sus espaldas.

Como el toro inocente,
agoniza en silencio,
sin escapatoria posible,
por la prole enajenada...
 
Como el toro se angustia
pasarán varias vidas,
transmutando ese daño,
purificando sus almas.
 
Como el toro de la Vega
perece inocente
ante el furor de las lanzas…

Hay quienes hieren de muerte
con la misma crueldad
a inocentes que caminan
parcos en experiencia
pero duchos en palabras.
 
Como al toro de la Vega.
Por la espalda y a traición.
Por maldad y por nada.
 

9 sept. 2014

INVIERNO


Ignórame.
Sigue ignorándome.
 
A fin de cuentas,
lo más triste del caso
solamente ha sido
el hecho de haberlo
compartido todo.
 
Ignórame, si puedes,
toda la vida.
 
Como si nunca
hubiéramos coincidido.

Como si nunca
hubiéramos tenido
nada en común.

 Como dos desconocidos
que no se no deben nada,
que desconocen
lo que está pensando el otro.

Ignórame.
Sigue ignorándome.
Buen pagador.

Pasará el huracán arrasador
de tu recuerdo
y tú tan sólo serás un sueño,
una nubecilla del pasado
que pasa por el mundo
sin pena ni gloria.

Cuando tus días se revistan
de oscuro invierno
y eches en falta mi presencia:
ignórame, por favor.
 
Sigue ignorándome:
dame la oportunidad
de ser feliz.

7 sept. 2014

JUGUETE ROTO



Esta noche he soñado.
Contigo.

Estabas ahí, en silencio.
Mirándome fijamente.
Con la mirada vestida
de traición.

No había dolor.
No. Es curioso.

Ni rencor ni empatía
por mi parte.

Entre tú y yo
no creo que queden dudas
ni interrogantes.

Aunque todo eso sea 
lo único que me has dejado
después de tanto tiempo.

Estabas ahí y tu mirada,
fija e inexpresiva,
parecía dudar
la expresión a mostrar:
aflicción o sarcasmo.

No sé. 

Aunque he aprovechado 
el encuentro
para preguntarte por qué…
Inútilmente, claro.

Pequeño, gris y sin respuesta,
te limitabas a mirarme en silencio.

Hasta en los sueños callas.
Y ese vacío es hiriente.

Y como a ese sueño
no pienso volver
para decirte a los ojos
que sé que juntos 
planeasteis nuestra ruptura...
espero que estés satisfecho. 

Como un juguete roto
entre tus manos
que ahora entiende
tanta agresividad y desprecio...
yo.

Que sepas que conozco 
cómo, dónde y por qué.
Ha sido muy sencillo,
aunque en el alma duela
que la verdad no haya salido 
de tus falsos labios.

Esta es la hora
de las tinieblas.
El triunfo de la arrogancia
y la soberbia.

¡Adiós, sueño traidor!

No volveré a ser nunca más
tu juguete roto.


3 sept. 2014

CONSPIRACIÓN




No regreso, no.
No te lo mereces.
 
Con traición e indiferencia
no se paga a aquel
de quien mucho se obtiene.

No regreso, no.
Lo juro por Dios.
 
Sé que no se debe la ayuda
que desinteresadamente
se ofrece.
 
Como no tiene precio:
no se debe.

 Pero es de bien nacidos
agradecer lo recibido.

Por eso tu actitud
hoy es lo que más duele.

No fuiste honesto con ninguna.
A ninguna quieres.

No me pidas que vuelva.
Lucha tú por tus intereses.

Pues como la lluvia
que no esperas
y termina en aguacero...

Tan cruel como el beso
que me robaste
al despedirnos ese día...
 
Tan vil como el silencio
en el que te has sumido...
hoy suenan tus 'te quiero'.

No vuelvo, no regreso.
Voy a recuperar mi vida.

Y ya que no llamas, no llames.
No pretendas que las heridas 
las sane el paso del tiempo.

Si aún tuvieras conciencia...
si fueras agradecido...
Pero de ningún modo.
No puedo.

Yo sí tengo dignidad.
Por eso juro: no hay regreso.

2 sept. 2014

QUIZÁS


Por supuesto que me equivoqué.
Como tú.

Tal vez miles,
millones de veces.

Tú menos, quizás.
 
Has tenido más tiempo que yo
para aprender y equivocarte.
 
Cometiste más errores…
mucho antes que yo.

Recuérdalo.
 
Por eso yo ahora
quizás te parezco
simple y ridícula.

Pero recuerda una cosa:
no se equivoca nunca
quien no hace nada.

Quien no se entrega,
quien no se implica.
 
Porque juro que te he amado
con locura...
entre los miles de aciertos
o millones de errores.
 
¿Qué más da?

Mi excesivo celo por ti
te ha brindado la ocasión.

Alquien te puso en mi contra
por eso entiendo tu frialdad.

Sólo dolor.

No tuve amigos. Lo sé.
Estoy sola en esto.
 
Nadie intercedió por mí
para hacerte ver entonces
qué había en mí de bueno
ni de bondad.

Pero elegiste tú.
No se me olvida.

Elegiste otro camino.
 
Sólo puedo decir
que puedes creer
que yo a ti te amé
como no se ama ya.
 
Sin brújula. Ni tiempo.
Un día lo sabrás.