16 sept. 2014

POR LA ESPALDA


 
Como el toro de la Vega,
en mortal cruzada,
sin saber por do le viene
cae herido de muerte
por traidora lanzada.

Así son ciertas puñaladas,
punzadas crueles y diestras,
cuando llegan por la espalda.

Como el toro de la Vega,
sin culpa y a traición,
inútil crimen atroz,
que es abatido por nada.

Sobre las espaldas
de quienes sean
tatuado irá ese crimen.
Sobre sus espaldas.

Como el toro inocente,
agoniza en silencio,
sin escapatoria posible,
por la prole enajenada...
 
Como el toro se angustia
pasarán varias vidas,
transmutando ese daño,
purificando sus almas.
 
Como el toro de la Vega
perece inocente
ante el furor de las lanzas…

Hay quienes hieren de muerte
con la misma crueldad
a inocentes que caminan
parcos en experiencia
pero duchos en palabras.
 
Como al toro de la Vega.
Por la espalda y a traición.
Por maldad y por nada.
 

2 comentarios:

  1. Poema es, que esbozo poético no ha de poder ser, germen ubérrimo de la Musa del Levante, pintora con palabras de excelsos dibujos, carboncillos nítidos del sentimiento y el Amor.
    Norabuenas te sean dadas.

    Lanzadas que a silencios matan,
    sangre sin sangre. Dolor de silencio.
    Inocentes que todo dieron, sin saber que dándolo, la muerte por único premio, ganaban.
    Muerte que es ignorancia, de querer saber y no saber.

    Lanzadas que matan al alma,
    roja sangre de angustia y espera.

    Lanzadas.
    Inocentes.
    Matar no pueden a quien morir no sabe.
    Inocentes toros, ignominia muda.

    Derrota rebelde de toro noble.
    que a las 5 de la tarde
    entrega su vida,
    ciega vida.

    Lanzadas de silencio, sangre sin sangre;
    inocente toro, toro noble.
    Inocente, que por la vida dio su vida,
    lanzadas de silencio. Nada dejan.

    Rosa Sánchez, jhejejejje. Un abrazo de noble toro, pobre toro. Felicidades.
    Paz y bien. Feliz martes, jejejejje.


    ResponderEliminar
  2. Querido Alberto, amigo del alma,
    con la sensibilidad a flor de piel
    y ternura infantil en las manos,
    escribes con tal sentimiento
    que todos los que te admiramos
    de tu amistad somos adictos,
    y de tu gran ingenio esclavos.
    Ducho en palabras, magia e ilusión,
    llegas siempre como agua de mayo.
    Humilde y ferviente escritor,
    un grande del pueblo llano.
    Gracias eternas te debo yo
    por ser tu amistad un regalo.

    Gracias, figura grande, por ser tan tú. Un abrazo emocionado.

    ResponderEliminar