22 sept. 2014

VENTANA, LLUVIA, CHIMENEA...


 
Siento la lluvia caer
como cascada de lágrimas
que alivia más que consuela.
 
Escapando del cielo
en solidaria huida.
Anegándolo todo.

Tres palabras agitan,
resonando con fuerza,
mis sienes dormidas.
 
Inesperado y fortuito
un pensamiento aparece
junto al fantasma del recuerdo.
 
Imágenes del pasado
que quedaron en nada.

Ventana.
Lluvia.
Chimenea.
 
Tres palabras,
tres conceptos,
alegorías pretéritas
de un pasado perfecto.

Mientras la lluvia de otoño
en salvaje trayectoria
va bendiciendo la tierra…

Rememoro aquel tiempo
en que sólo tres palabras
irrigaban mi vida
ávida de ti y de esperanza.

7 comentarios:

  1. Poema, que esbozo poético no ha de poder ser, semilla de alma grande, diestra dibujante de cuadros con palabras. Alegres y coloridos, unos; grises y otoñales, otros.

    Lluvia benefactora que, a limpiar, ayuda;
    Cascada de comprensión y afecto.
    Lluvia que, al alma yerma, da vida.

    Ventana entreabierta, por la que asomar un triste corazón;
    Frío y desolado, de culpas, lleno.
    Ventana abierta a la luz del cariño y la gratitud sin par.

    Chimenea en la que, arder debiera, el tiempo;
    Fragoroso frío de inevitable pena.
    Sueños de leños ardientes, duendes y sueños.

    Rosa Sánchez, magnífica como siempre. ¡¡Gracias otoñales!! Siempre adelante, aunque haya ocasiones en las que sea tan difícil… ¿verdad? Enhorabuena.







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Alberto, estupendo escritor, buen rapsoda, mejor amigo:

      Ripios que salen del alma,
      sólo a tu distracción aspirantes,
      no pueden dejar indiferente
      a quien apreciarlos sabe.

      Por tu entrega y por tu afecto,
      por tu amistad impagable,
      mereces los mejores versos
      de los libros más incunables.

      Como si fuera un viaje en tren,
      tras mil idas y venidas,
      sólo los mejores amigos
      permanecen en nuestras vidas.

      Conciencia, lealtad, honradez,
      y también lo más valioso:
      lo esencial, que no se ve,
      porque es invisible a los ojos.

      Todo eso un verdadero amigo,
      aquel que no te deja de lado,
      tiene y lo da en abundancia:
      nunca te deja frustrado.

      Con cariño, Alberto. Humildes pero sentidos versillos de corazón a corazón. Gracias, alma grande. Que recibas en la medida que das. Que obtengas en la vida todo lo que mereces por tu entrega, tu cariño y apoyo siempre incondicional. Un abrazo agradecido.

      Eliminar
  2. Una mirada en tu espejo

    Miro el espejo de tus ojos,
    Veo la tierra fértil, Madre Tierra.
    Almendrados ojos, pardos ojos..

    Miro el faro de tus mejillas,
    Soles encarnados de mágicos atardeceres.
    Mejillas claras, suaves mejillas.

    Miro el turgente lecho de tu boca,
    Fresa henchida de dulce almíbar.
    Roja boca, núbil amapola.

    Miro el vuelo de tu cintura,
    Grácil aleteo de coloreada mariposa.
    Cintura de ébano, simpar hermosura.

    Ojos, mejillas, boca, cintura;
    Espejos que son ventanas al más bello horizonte.
    Puertas de entrada a la más grande alma.

    Alma, conciencia, buena Amiga, lealtad;
    Mar en calma por el que pasear.
    Rico me haces con el regalo de tu complicidad.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. Querido Alberto: nada puede igualar ya tu precioso decir. Que Dios te bendiga. Que esta amistad y complicidad nuestra se extienda más allá de los años, más allá. Mil gracias.
    Un abrazo de gratitud eterna.

    ResponderEliminar
  4. jejejejjejeje. Que así sea. Va por ti. Besazos.

    ResponderEliminar
  5. Rosa Sánchez. Reto cumplido.
    Este esbozo poético que afiligranar quiere el jarrón de la más bella amistad: la nuestra.
    Veredicto compasivo aguardo de tu ingenio y despierto juicio. Seguro estoy de que descubrirás su secreta clave.
    Va por ti, Figuraza de alma grande.

    Filigranas

    Regalo que al solitario soñador emociona,
    Ofrenda de afecto sincero.
    Sin merecerlo, el amigo lo acepta,
    Alagado por semejante tesoro.
    Supremo presente que adornará su dormitorio,
    Anaquel hecho para él,
    Nunca nada mejor pudo desear.
    Colores vivos lo adornan,
    Hacen bello al feo barro.
    En su seno las flores más hermosas
    Zalemas al alma ocasionan.
    Jarrón es su nombre,
    Ubérrimo cofre de sentimientos.
    Ábrese espléndido al amor.
    Recipiente magnífico,
    Envoltorio sublime.
    Zurcidor elegante, de su alma siempre rota.






    ResponderEliminar
  6. Figura grande, superaste el reto con creces. ¡Un poema acróstico! Ya ves que me ha servido de algo ver el Código Da Vinci, jejejeje. Eres un genio, no hay quien te iguale. Nunca defraudas. Siempre sorprendes. Gracias por tu creatividad generosa, luminosa y fructífera. Recibe el más sincero agradecimiento de esta aprendiz que tanto te valora y te admira. Un abrazo emocionado para tu colección. Figura grande.

    ResponderEliminar