30 sept. 2014

GRANDEZA


 
¿Quieres ver algo grande?
Baja la mirada.

¿Quieres ver algo inmenso?

Observa atentamente
el trabajo minucioso
de las hormigas.

Su búsqueda constante.
Su labor silenciosa.
Su enseñanza y su ejemplo.

Férreo compromiso.
Ecología y equilibrio.

Trabajan sin descanso.
Hasta la extenuación
que nunca llega.

Su instintiva inteligencia
no entiende de ociosidad.

Estrategia marcial.

La música muda
de la previsión desmedida
y el trabajo en equipo.

Exactitud y perseverancia.
Prosperidad y fortuna.

Un reino de grandeza
donde todo súbdito
sabe cuál es su sitio.

22 sept. 2014

VENTANA, LLUVIA, CHIMENEA...


 
Siento la lluvia caer
como cascada de lágrimas
que alivia más que consuela.
 
Escapando del cielo
en solidaria huida.
Anegándolo todo.

Tres palabras agitan,
resonando con fuerza,
mis sienes dormidas.
 
Inesperado y fortuito
un pensamiento aparece
junto al fantasma del recuerdo.
 
Imágenes del pasado
que quedaron en nada.

Ventana.
Lluvia.
Chimenea.
 
Tres palabras,
tres conceptos,
alegorías pretéritas
de un pasado perfecto.

Mientras la lluvia de otoño
en salvaje trayectoria
va bendiciendo la tierra…

Rememoro aquel tiempo
en que sólo tres palabras
irrigaban mi vida
ávida de ti y de esperanza.

16 sept. 2014

POR LA ESPALDA


 
Como el toro de la Vega,
en mortal cruzada,
sin saber por do le viene
cae herido de muerte
por traidora lanzada.

Así son ciertas puñaladas,
punzadas crueles y diestras,
cuando llegan por la espalda.

Como el toro de la Vega,
sin culpa y a traición,
inútil crimen atroz,
que es abatido por nada.

Sobre las espaldas
de quienes sean
tatuado irá ese crimen.
Sobre sus espaldas.

Como el toro inocente,
agoniza en silencio,
sin escapatoria posible,
por la prole enajenada...
 
Como el toro se angustia
pasarán varias vidas,
transmutando ese daño,
purificando sus almas.
 
Como el toro de la Vega
perece inocente
ante el furor de las lanzas…

Hay quienes hieren de muerte
con la misma crueldad
a inocentes que caminan
parcos en experiencia
pero duchos en palabras.
 
Como al toro de la Vega.
Por la espalda y a traición.
Por maldad y por nada.
 

9 sept. 2014

INVIERNO


Ignórame.
Sigue ignorándome.
 
A fin de cuentas,
lo más triste del caso
solamente ha sido
el hecho de haberlo
compartido todo.
 
Ignórame, si puedes,
toda la vida.
 
Como si nunca
hubiéramos coincidido.

Como si nunca
hubiéramos tenido
nada en común.

 Como dos desconocidos
que no se no deben nada,
que desconocen
lo que está pensando el otro.

Ignórame.
Sigue ignorándome.
Buen pagador.

Pasará el huracán arrasador
de tu recuerdo
y tú tan sólo serás un sueño,
una nubecilla del pasado
que pasa por el mundo
sin pena ni gloria.

Cuando tus días se revistan
de oscuro invierno
y eches en falta mi presencia:
ignórame, por favor.
 
Sigue ignorándome:
dame la oportunidad
de ser feliz.

7 sept. 2014

JUGUETE ROTO



Esta noche he soñado.
Contigo.

Estabas ahí, en silencio.
Mirándome fijamente.
Con la mirada vestida
de traición.

No había dolor.
No. Es curioso.

Ni rencor ni empatía
por mi parte.

Entre tú y yo
no creo que queden dudas
ni interrogantes.

Aunque todo eso sea 
lo único que me has dejado
después de tanto tiempo.

Estabas ahí y tu mirada,
fija e inexpresiva,
parecía dudar
la expresión a mostrar:
aflicción o sarcasmo.

No sé. 

Aunque he aprovechado 
el encuentro
para preguntarte por qué…
Inútilmente, claro.

Pequeño, gris y sin respuesta,
te limitabas a mirarme en silencio.

Hasta en los sueños callas.
Y ese vacío es hiriente.

Y como a ese sueño
no pienso volver
para decirte a los ojos
que sé que juntos 
planeasteis nuestra ruptura...
espero que estés satisfecho. 

Como un juguete roto
entre tus manos
que ahora entiende
tanta agresividad y desprecio...
yo.

Que sepas que conozco 
cómo, dónde y por qué.
Ha sido muy sencillo,
aunque en el alma duela
que la verdad no haya salido 
de tus falsos labios.

Esta es la hora
de las tinieblas.
El triunfo de la arrogancia
y la soberbia.

¡Adiós, sueño traidor!

No volveré a ser nunca más
tu juguete roto.


3 sept. 2014

CONSPIRACIÓN




No regreso, no.
No te lo mereces.
 
Con traición e indiferencia
no se paga a aquel
de quien mucho se obtiene.

No regreso, no.
Lo juro por Dios.
 
Sé que no se debe la ayuda
que desinteresadamente
se ofrece.
 
Como no tiene precio:
no se debe.

 Pero es de bien nacidos
agradecer lo recibido.

Por eso tu actitud
hoy es lo que más duele.

No fuiste honesto con ninguna.
A ninguna quieres.

No me pidas que vuelva.
Lucha tú por tus intereses.

Pues como la lluvia
que no esperas
y termina en aguacero...

Tan cruel como el beso
que me robaste
al despedirnos ese día...
 
Tan vil como el silencio
en el que te has sumido...
hoy suenan tus 'te quiero'.

No vuelvo, no regreso.
Voy a recuperar mi vida.

Y ya que no llamas, no llames.
No pretendas que las heridas 
las sane el paso del tiempo.

Si aún tuvieras conciencia...
si fueras agradecido...
Pero de ningún modo.
No puedo.

Yo sí tengo dignidad.
Por eso juro: no hay regreso.

2 sept. 2014

QUIZÁS


Por supuesto que me equivoqué.
Como tú.

Tal vez miles,
millones de veces.

Tú menos, quizás.
 
Has tenido más tiempo que yo
para aprender y equivocarte.
 
Cometiste más errores…
mucho antes que yo.

Recuérdalo.
 
Por eso yo ahora
quizás te parezco
simple y ridícula.

Pero recuerda una cosa:
no se equivoca nunca
quien no hace nada.

Quien no se entrega,
quien no se implica.
 
Porque juro que te he amado
con locura...
entre los miles de aciertos
o millones de errores.
 
¿Qué más da?

Mi excesivo celo por ti
te ha brindado la ocasión.

Alquien te puso en mi contra
por eso entiendo tu frialdad.

Sólo dolor.

No tuve amigos. Lo sé.
Estoy sola en esto.
 
Nadie intercedió por mí
para hacerte ver entonces
qué había en mí de bueno
ni de bondad.

Pero elegiste tú.
No se me olvida.

Elegiste otro camino.
 
Sólo puedo decir
que puedes creer
que yo a ti te amé
como no se ama ya.
 
Sin brújula. Ni tiempo.
Un día lo sabrás.