22 jul. 2010

AL SUEÑO DE LOS POETAS

A todos esos poetas
hayan o no abandonado
esta tierra de palabras
y sentimientos enfrentados,
donde no cabe el retiro
ni para el más atormentado…

A esos que sueñan despiertos,
y a los que no despertaron:
brotar debemos a ciento
los versos más angustiados,
dejando un sitio primero
para el amor exaltado…

Los hay de muchas tendencias,
de ardua victoria o fracaso,
pues se componen de vida,
de enfermedad y desengaño,
y sólo los más optimistas
pueden obrarnos milagros…

Y ya nada los destruye
una vez bien asentados,
sobreviven al mal tiempo,
al paso infiel de los años…
No existe espada que borre
lo que pluma ha bordado.

Son producto del aire,
pues éste se halla atestado
de unas musas que viven
del pensamiento humano,
y lo guían, y lo conducen
al punto de lo más alto…

Hay quien vive sin la poesía
que alguien le ha arrebatado,
y éste merece el castigo
más fiero y más despiadado,
pues no hay sueños ni vida
sin la inspiración de tu lado…

Quién no ha soñado despierto
con un mundo mejor,
donde lo más incongruente
sea borrado con AMOR,
jugando a ser soñadores
que desconocen el dolor…

Que viva siempre la poesía
en estos labios encarnados,
que todo lo que vea u oiga
por poesía esté formado,
que no tenga yo más vida
que la que en versos he forjado.

17 jul. 2010

QUIERO SABER

Quiero saber un secreto:
¿duermes o finges dormir?
¿Notas o no que observo
tu pecho, inquieto y oscilante,
sumida en un gran silencio?

¿Estás dormido, ángel mío,
cuando tu boca se pliega
para exhalar un suspiro,
y de sonrisa una mueca?

Quiero saber cuándo duermes
para que rápido duerma,
y descanse y no me pase
mirándote las horas muertas.

Porque me gusta mirarte,
y cuando reposas rendido
tu gesto igual me atraviesa
que las flechas de Cupido…

Quiero saber cuándo duermes
porque acaricias mi cuerpo,
no sé si en sueños, dormido,
o muy consciente, despierto.

Dime cuál es el secreto
de la expresión de tu gesto:
plácida con cada caricia,
grave ante el frío silencio.

Quisiera saber cuándo duermes
pues cuando a ti me reclino,
casi recién acostado,
no hay tiempo de estar dormido.

A veces finges cansancio,
y sé muy bien que tú aguantas,
con pocas horas de sueño,
estar despierto hasta el alba.

Quiero saber cuándo duermes,
y si sueñas, si es conmigo,
porque a veces las sonrisas
se te escapan en suspiros.

Eres hermoso yaciente
como esa estatua de mármol,
cuando se cierran tus ojos
y yo me inclino a besarlos…

Quiero saber cuándo duermes
porque al roce de labios
sueltas sin más otro beso,
¿eso no se hace pensando?

7 jul. 2010

ME VAS A EXTRAÑAR

Cuando me busques entre la gente
y veas que nada me reemplaza...
Cuando te canses de beber
y veas que tu sed ya no se sacia…
Me vas a extrañar.

Cuando queriendo o por la fuerza
nademos a contracorriente
mientras sentimos que se ahogan
nuestros versos más fehacientes…
Me vas a extrañar.

Me vas a extrañar
como extraña un niño
el pecho de su madre
cuando su madre no está.
Como el pájaro cautivo
extraña entre rejas
su ansiada libertad.
Como el Romeo perdido
en busca de su Julieta
me vas a extrañar.

Me vas a extrañar
cuando vivas de los recuerdos,
de las ternuras dormidas,
cuando desees sentirte amado
y no tengas mis caricias…
Me vas a extrañar.

Cuando necesites el latido
de mi corazón vehemente,
y necesites los labios
que te adoraban clementes…
Me vas a extrañar.

Me vas a extrañar
como se extraña el abrazo
que con amor yo sé dar…
Como se extraña la lluvia
que nos rodea al amar…
Como el amor que te he dado
inmenso como un océano…
¡Sé que me vas a extrañar!