22 jul. 2010

AL SUEÑO DE LOS POETAS

A todos esos poetas
hayan o no abandonado
esta tierra de palabras
y sentimientos enfrentados,
donde no cabe el retiro
ni para el más atormentado…

A esos que sueñan despiertos,
y a los que no despertaron:
brotar debemos a ciento
los versos más angustiados,
dejando un sitio primero
para el amor exaltado…

Los hay de muchas tendencias,
de ardua victoria o fracaso,
pues se componen de vida,
de enfermedad y desengaño,
y sólo los más optimistas
pueden obrarnos milagros…

Y ya nada los destruye
una vez bien asentados,
sobreviven al mal tiempo,
al paso infiel de los años…
No existe espada que borre
lo que pluma ha bordado.

Son producto del aire,
pues éste se halla atestado
de unas musas que viven
del pensamiento humano,
y lo guían, y lo conducen
al punto de lo más alto…

Hay quien vive sin la poesía
que alguien le ha arrebatado,
y éste merece el castigo
más fiero y más despiadado,
pues no hay sueños ni vida
sin la inspiración de tu lado…

Quién no ha soñado despierto
con un mundo mejor,
donde lo más incongruente
sea borrado con AMOR,
jugando a ser soñadores
que desconocen el dolor…

Que viva siempre la poesía
en estos labios encarnados,
que todo lo que vea u oiga
por poesía esté formado,
que no tenga yo más vida
que la que en versos he forjado.

10 comentarios:

  1. Que siempre tengamos poesía y nunca perdamos la capacidad de soñar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Rosa, amiga mía, resumes a la perfección lo que me faltaba en el alma cuando volví a retomar la poesía, tu poema (obligadamente) no se puede comentar por la forma, ni siquiera por las agradables caricias que produce.

    La contestación solo puede ser emocional, ha nacido de ti, una persona que reparte su obra entre la prosa y el dulce verso, por eso sabes el dolor que produce perder el hálito poético.

    Me compensa, me conforta mucho componer poemas, me hace mejor persona, me ayuda, como bien dices, a confiar, a ver el lado bello de la vida.

    A veces cuando me decepciono, cuando hago caso de los que dicen que me dedique a algo más práctico, o peor aún, de los que me leen y dicen alegremente ¡Jo, que chulo!, fijándose solo en el envoltorio y descartando la vida que inunda su interior, pienso en algo parecido a lo que dices: la poesía mantiene el frágil equilibrio de la bondad y la belleza en la tierra, fomenta bellas sensaciones y ayuda a soñar.

    Por lo visto nos ha tocado a algunos (muchos tan burros y vulgares en su vida cotidiana como yo y la mayoría tan dulces como tú) mantener ese equilibrio a pesar de que casi nadie entiende por qué hacemos estas pequeñas composiciones de seis o siete estrofas.

    ¿Sabes lo que me compensa?, lo que me hace continuar:

    El pensar que alguien que no conozco igual no se está dando cuenta, pero mientras se deja acariciar por mis palabras una deliciosa lagrima le corre furtiva por la mejilla, esa simple lágrima le recordará poco tiempo después que está vivo.

    Quizá no puedas imaginar lo mucho que amo lo que siento mientras escribo, o quizá sí, porque me parece que te ocurre igual, ¿verdad poetisa?

    ResponderEliminar
  3. ANA: que así sea, amiga; me uno a tu deseo de todo corazón. Un saludo.

    JOSÉ: este poema tiene algunos años, hoy día lo escribiría diferente, tal vez. Ya te comenté que la poesía es un reflejo de nuestra alma y de un momento concreto de nuestra vida.
    La vida gira, cambia, nunca es igual. Estamos sumidos en un cambio constante.
    Te comentaba en el artículo EL ANIMAL QUE ES DOS VECES ANIMAL que cada poeta o escritor tiene un estilo concreto; y claro, éste se ve expuesto a toda clase de críticas. Pero, ¿qué se le va a hacer? Tenemos que seguir siendo nosotros mismos conscientes de que no se puede agradar a todo el mundo. No te dejes influir por comentarios que te pueden llevar a decepcionar; sólo tú sabes lo que escribes, por qué lo haces y qué quieres transmitir, pero no todo el mundo posee la sensibilidad necesaria para captarlo.
    Todas las personas tenemos algo de Sancho y algo de don Quijote, por eso no creo que nadie sea exclusivamente vulgar o tremendamente dulce, somos una mezcla de cada cosa según el momento o la ocasión. Tenemos condición humana y estamos expuestos tanto al error como al acierto. Mi lucha particular es ser cada día un poco mejor, y ahí ando.
    José, saber que hay alguien interesado por leer lo que escribimos, aunque sólo se trate de una persona, ya es motivación suficiente para hacerlo, y con ilusión, que es lo más importante. ¡Adelante!
    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Quería darte las gracias querida amiga, al pasar por tu página he visto tus hermosas palabras.

    te doy mi palabra que las he leído en el momento justo, es lo que necesitaba leer en este instante, me había deprimido un poco por una lectora que me había dicho que mi último poema no le había gustado tanto como los anteriores.

    yo sabía positivamente que cojeaba de rima, pero lo había hecho a posta, necesitaba versos rotos.

    Jamás he soportado las criticas, debe ser el único apartado de mi vida en el que me permito ser orgulloso,, quizá sea porque es en lo que pongo más amor.

    cuando alguién me dice algo, llegan las dudas los miedos, entonces cada poema nuevo se convierte eb examen, pierdo la confianza y me cuesta el coble.

    por eso leerte y ver como se han disuelto de golpe esas sensaciones ha sido muy grato para mí.

    en cierto modo fue como si me cogieras un rato del hombro y me dijeras, José, amigo, serénate.

    ResponderEliminar
  5. El sueño de los poetas, es el tenerlo todo, y mentir, más que se escribe... jajaja


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Soñemos todos querida Rosa con mundos mejores y exaltemos con las palabras la sana esperanza del mañana. Tus versos son alimento para el espíritu.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Rosa deseo de tanto corazón contestar a tu hermoso y motivador comentario con unas palabras que estén a la altura que me siento bloqueado.

    has dado en la diana de mis intenciones, haciendome ver incluso las que fueron incosciente.

    es una bendicion de dios que alguien se tome la molestia de desnudar mis poemas, que a fin de cuentas es lo mismo que desnudar mi alma.

    ¿sabes?, veo que a ti no te ocurre, pero en mi vida cotidiana uno de mis poemas recitado a cualquiera de los que me rodean ejerceria el mismo efecto que un programa de intereconomía.

    tampoco ayuda mucho que yo no descubra mis aficiones, que casi nadie de mi entorno o de mi ciudad sepa que escribo, hablar con gente que comparta mi pasion por las letras es algo imposible.

    por eso mientras leia la pasion con la que interpretabas mi poema se me erizaba la piel y despertando en mí algo que no suelo tener: orgullo por mi obra

    ResponderEliminar
  8. ANTONIO: si son mentiras piadosas, ¿por qué no? Je, je. Cuídate, figura.

    JAVIER: y tu comentario es la energía que necesito para seguir escribiendo. Gracias, amigo.

    JOSÉ: el detalle de pasar a comentarme tus sentimientos lo dice todo, es la mejor respuesta. Tus poemas son buenísimos, José, no entiendo cómo alguien puede ver una motita entre algo tan hermoso… me recuerda a la historia de EL GRAN MAESTRO.
    Sí, nadie es profeta en su tierra, créeme, nos pasa a casi todos creo yo. Si recitas un poema en mi casa enseguida se movilizan buscando un termómetro, a ver qué pasa, si es fiebre o qué. Es una pena, pues no saben lo que nos reconforta escribir, crear y plasmar nuestros sentimientos. Pero es así, no todo el mundo ve más allá de lo que tiene delante.
    El próximo jueves operan a un hermano mío en Valencia, por lo que estaré ausente varios días. Espero que durante este tiempo no pierdas la ilusión por crear, ser tu mismo y disfrutar cada momento con intensidad. Un abrazo, amigo, y ánimo.

    ResponderEliminar
  9. Espero que la salud de tu hermano mejore, esta semana está en la pequeña oración que hago todas las noches desde que soy un niño.

    venía solo a eso, a desearte que todo salga bien y a que sepas que me acuerdo de ti.

    ResponderEliminar
  10. Estimado José:
    Me gustaría decirte que todo va bien. Confío en un golpe de suerte, un milagro.
    Gracias por tu oración y feliz verano, amigo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar