6 ago. 2010

TIENES QUE SABER

No te lo creerás, poeta mío,
pero en este afan de hallar
las palabras que describan
mi locura sin remedio…
No te lo creerás,
pero todo esto es porque yo…
yo anhelo de ti…
¡la hermosura de tu interior!

Ya no tu sonrisa, que bien quisiera,
ya no el susurro de tu voz embriagadora,
ya no tus ojos sumidos en ese azul generoso.
Tan sólo quiero, aunque no lo creas,
la hermosura de tu interior.

¿Serás para mí como los versos que se dispersan
cargados de poesía?
¿Serás para mí como el reflejo de la luna
bajo un mar implacable?

No te lo creerás, tesoro mío,
ríe si quieres,
pero tienes que saber
que yo sólo busco en ti
la belleza de tu interior.

4 comentarios:

  1. ESTIMADOS/AS AMIGOS/AS:
    Por cuestiones personales adversas estaré ausente por un tiempo.

    Un abrazo y buen verano.

    ResponderEliminar
  2. ojalá te pille antes de que te vuelvas a ir, acabo de ver que has publicado, pero no he querido leer detenidamente el poema porque he visto el comentario y no te pregunto por pudor,pero espero de todo corazón que la operación de tu hermano haya ido bien y tu marcha se deba a otra eventualidad menos importante.

    si en otoño o invierno puedo disfrutar más de tu presencia bienvenido sea el frío.

    trata de ser feliz dentro de lo posible ¿vale?

    yo recojo parte del testigo de tu poesía cielo y una parte de mis poemas lo construiré con tu aura para que te protejan las musas.

    un abrazo gigante de veras, te echo de menos.

    ResponderEliminar
  3. Espero que estés bien, querida y dulce amiga

    ResponderEliminar
  4. No al susuro de tu voz embriagadora.....
    ¡Que bonito reflejo de la luna!

    interior casi siempre sin luz, a oscuras
    que a veces tu iluminas.
    precioso sentimiento, preciosa forma de expresarlo.
    un beso

    ResponderEliminar