17 ago. 2010

¡HASTA LUEGO, VICENTE!

Quisiera haber hecho míos los versos de Miguel Hernández,aquellas palabras que plasmaron con tanta exactitud el inmenso sentimiento de dolor que le embargaba por la muerte de su amigo en "Elegía a Ramón Sijé".
Esta poesía que os ofrezco a continuación pretende ser un pequeño homenaje a mi hermano Vicente, quien nos ha dejado a los 37 años víctima de una terrible enfermedad dejando un vacío irreparable en nuestros corazones.
Si te hablara de dolor
te aburriría.
Dolor es lo que abunda
y lo que sobra.
De lo que llaman “esperanza”
quiero hablarte,
hermano mío, cada día,
a cada hora.

Esperanza de un reencuentro
emocionante,
de un abrazo, un simple beso,
cualquier cosa;
ver tu rostro de luz deslumbrante
Dios me permita, último instante,
llegado el día de mi hora.

Te hablaría de emociones
contenidas,
o de mil cosas que no
hice contigo,
y que hoy me queman, hermano,
como azogue,
abrasando mi interior
y mis sentidos.

Nos has dado la lección
de nuestra vida,
con tu entereza, discreción
y raciocinio.
Sé que no perdiste
la partida,
pues has entrado con valor
en la otra vida
sin soltar lágrima alguna
ni un gemido.

Sólo hablar de la grandeza
de tu alma,
de aquello que no olvidó
ni un solo amigo,
de tu valiente posición
ante la vida
ante la cruda fatalidad
de tu destino.

Manda luz a los seres
que te adoran,
transmite parte de tu fortaleza,
reconforta con tu luz
y tu presencia,
y con la caricia del recuerdo
que enamora.

Vicente, quien bien te conoció
reconoce que sobran
las palabras…
Aprender quiero de tu bondad
y del sacro silencio y claridad
que a todo momento irradiabas.

No digo "adiós", quizás
un "hasta luego",
pues me aferro con la vida
a la esperanza,
que de tu mano, hermano,
de tu mano,
me conduzcas con amor,
tarde o temprano,
de nuevo al hogar…
de vuelta a Casa.


Tu hermana Rosa

16 comentarios:

  1. Lo siento de todo corazón, mi dulce amiga, poco se puede decir salvo acompañarte en el sentimiento y decirte que he pensado en ti y le he pedido a dios que te diera fuerzas, espero que te hayan llegado.

    lo siento mi niña, se me hiela el alma, dale un beso bien grande a tu mamá de mi parte, no quiero ni imaginar lo que siente en estos dolorosos momentos.

    ResponderEliminar
  2. En casos como este los comentarios sobran , ,
    me siento partícipe de tus sentimientos,
    y no sé hacer nada, para mitigar tu dolor.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Cuanto lo siento querida amiga. son partidas del alma que duelen. pero que reconfortan tus versos en este camino que todo un día caminaremos..

    Te dejo mi abrazo inmenso y solidario..

    Después de un tiempo sin pasar por estos lados.. te visito y te acompaño..


    Un abrazo
    con mis
    Saludos fraternos de siempre...

    ResponderEliminar
  4. Sobran las palabras, creo que ya lo has dicho tú todo. Te acompaño en el sentimiento y un fuerte abrazo:

    Ana

    ResponderEliminar
  5. Te acompaño en el sentimiento... recibe un fuerte abrazo cargado de calor para superar estos duros momentos.

    ResponderEliminar
  6. Toda separación es dolorosa, ¿quién lo puede saber y experimentar mejor que tú en estos momentos?

    Pero, fuera del dolor, que bien aceptado nos purifica y nos reconforta, tenemos la certeza esperanza de que, como tú has dicho, es sólo un hasta luego, porque el verdadero sentido de la vida, seguro nos dirá Vicente, porque para mí vive y elevo mis oraciones, esta tarde en mi Eucaristía tendrá un lugar relevante, es alcanzar la vida eterna en la presencia del PADRE.

    Hace unos días celebramos la Asunción de María, la Madre de DIOS, a los cielos en Cuerpo y Alma, pues Élla es la esperanza de todos sus hijos, y Vicente lo es, y nos llena plenamente de gozo esperar ese encuentro con él en cuerpo y alma en la parusía de los tiempos. Como nos ha prometido JESÚS.

    Un fuerte abrazo, amiga mía, en CRISTO JESÚS, el tesoro más grande y verdadero que puedo darte.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rosa. Sólo puedo ofrecerce el calor de mi presencia con estas palabras de consuelo, y la fortaleza de mi oración por tu hermano. Seguramente seamos más nosotros que él los necesitados, pues por tu poesía Vicente era un ser de luz que ha regresado a la luz, a Casa. De todo corazón, un abrazo para ti y para los tuyos.
    Jesús

    ResponderEliminar
  8. Tus palabras han tocado mi alma, y eso ha provado una reacción en mi cuerpo físico(toda mi piel se ha erizado)me he emocionado.. Gracias por compartir estas palabras tan inmensas y llenas de amor hacia tu hermano.
    Siento la partida de Vicente.
    Te mando un abrazo cargadito de fuerza

    ResponderEliminar
  9. Queridos/as amigos/as:
    En primer lugar daros las gracias a todos por vuestras hermosas y reconfortantes palabras de ánimo, tanto a los que os habéis puesto en contacto conmigo por teléfono, como los que lo habéis hecho por e-mail, como los que habéis dejado vuestro mensaje aquí. GRACIAS.
    En estos momentos me reconforta hablar sobre Vicente porque ha sido un ejemplo de fortaleza, entereza y lucha desde el principio. Porque, por desgracia, seguirán muriendo muchas personas a causa del cáncer. Porque estoy orgullosa de ser su hermana. Y porque es mi forma de superar la situación: escribir me alivia y me libera, de alguna forma.
    Rehuyendo de los tópicos y las exageraciones verbales que se cometen llegados estos tristes momentos, creed que cuanto he podido retratar referente a mi hermano reúne con fidelidad los principales rasgos de su carácter y su postura ante la adversidad. Pensad que él sabía lo que iba a acontecer acrecentado por la tristeza de que iba a dejar esposa y dos hijos de 7 y 5 años respectivamente.
    Vicente estuvo unos 25 días sin comer ni beber agua. Mi mensaje a vosotros es el siguiente: reconociendo que todos somos hermanos en espíritu, sabed que todavía se puede hacer algo por él, sí. Vicente estaría orgulloso de que, en la medida de lo posible, repartiéramos lo que tenemos con aquel que no tiene nada, o, por otro lado, de que ayudáramos a alguna persona a atenuar sus necesidades con unas monedas. Ésta es la conclusión que obtengo de lo ocurrido: debemos ayudar a otros ya que no pudimos hacer nada por él.
    Amigos/as: abrámonos a un cambio de conciencia lo antes posible.
    Ante las típicas preguntas que asaltan nuestra mente, sólo comentar una: “¿Por qué tan joven?” A mi manera de ver las cosas, sólo comentar que nuestro paso por la tierra es temporal, venimos a purificarnos y cuando ya estamos listos, cuando ya hemos pasado todas las “pruebas” pertinentes, debemos volver al lugar de donde salimos. No hay más. Nadie es culpable.

    En segundo lugar quisiera pediros disculpas por teneros descuidados, porque hace tiempo que no paso por ninguno de vuestros fabulosos blogs. Mañana salgo de nuevo para Valencia para pasar con mis padres unos días y estaré sin posibilidad de conectarme a internet nuevamente. Espero volver pronto y seguir en contacto con todos vosotros. Hasta entonces. Gracias de todo corazón.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento Rosa te acompaño en el sentimiento, sabiaendo que tu hermano ahora esta en la dicha de Dios, es feliz y esta a tu lado.

    ResponderEliminar
  11. Querida Rosa, he estado de vacaciones unos días y al llegar veo que has sufrido la pérdida de tu querídisimo hermano Vicente. Eres una mujer fuerte y con unos sólidos principios, todo un ejemplo para mi. Me uno al homenaje que le haces a tu hermano Vicente y que sepas que no me olvido de esos a los que él ayudaba, seguiremos ahí, ¿verdad?
    Te envío un fuerte abrazo y otro para Joaquín y vuestra preciosa hija. Y ya sabes, no es un adíós, sino un ¡hasta luego!... Vicente, descansa en paz.

    josé maría

    ResponderEliminar
  12. Tienen tanta fuerza estos versos, que son capaces de dejar sin palabras a un escritor.
    Enhorabuena por tener un hermano así.

    ResponderEliminar
  13. Estimada Rosa:

    No sabía nada de la despedida de tu hermano, pero desde ya te doy mi pésame. También felicitarte por el sentido poema que escribes al tenor de estas difíciles circunstancias. Así es amiga mía: unos antes, otros después, y uno no sabe cuándo llegará el propio turno... pero todo es parte de este ciclo biológico natural, aceptar la muerte es amar a la vida -una sin otra no podrían ser-: lo tuviste por 37 años en que dio mucho, otros con 90 o más solo dolor sembraron a su paso.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  14. Rosa, siento tanto esta triste noticia.
    Vi tu correo, pero no podía comunicarme estaba de viaje.
    Nada que te diga sirve.
    Son dolores, que sólo cuando nos tocan...es que podemos entender lo que otros han sentido.
    Los demás sólo podemos dar un abrazo, un poco de compañía,pero nunca sentir ese desgarre en su total dimensión. Un abrazo grande amiga

    ResponderEliminar
  15. No tengo palabras, querida Rosa.
    Sólo mis oraciones sinceras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estamos contigo.

    En la luz del misterio divino su alma se ha fundido.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar