28 feb. 2017

A MI HIJA


Nuestros hijos son los hijos de la vida
deseosa de evadirse de sí misma.
Ansiosa de alzarse independiente…
de expandirse como un horizonte en llamas.


Mi deseo es el deseo de todo ser:
ser libre, pese a la deuda contraída…
Independiente como el aire matutino…
Salvaje como la mujer idealizada.


En el mundo no existe la propiedad,
eso es producto del amor condicionado.
Un estado que te oprime y te decrece
como la luna en su faceta más menguante.


Aunque estemos lejos, hija mía,
y el tiempo pase…
Mientras vueles libre, cual ave errante…
Mientras sobrevueles
paraísos lejanos…
mientras te abracen otros brazos…


Seguirás estando en mí.
Estarás a salvo.
Seguirás siendo esa niña
que descansa en la cuna…
la misma que sonríe satisfecha…
la que duerme segura
en los brazos de su madre.



Rosa Sánchez©

16 feb. 2017

CREACIÓN


Sagrado y profano
son sólo dos conceptos
sujetos a las creencias.

Nacemos con la promesa
de bajar a la Tierra
la belleza del Cielo.

Sagrado es todo
lo que ves, lo que tocas,
con el alma y el cuerpo.

Lo profano es pensar
que algo de la Creación
sea realmente profano.

Rosa Sánchez©

1 feb. 2017

MIRADAS


Miradas que iluminan
cual sol en su cénit…
y miradas perdidas
como el ocaso.

Hay miradas de vida…
y de eternidad.
Hay miradas de angustia…
y de desencanto.

Una mirada contiene
la fuerza del mar
y el misterio insondable
que rige los océanos.

Y la cúpula celeste
de gran esplendor,
con hermosas galaxias
de  tapiz estrellado.

Una simple mirada,
una sola expresión,
delata al mentiroso
y descubre al sabio.

Y en asuntos  sagrados
como los del corazón:
¡nunca se ha dicho
ni se podrá decir tanto!


Rosa Sánchez©