7 jul. 2010

ME VAS A EXTRAÑAR

Cuando me busques entre la gente
y veas que nada me reemplaza...
Cuando te canses de beber
y veas que tu sed ya no se sacia…
Me vas a extrañar.

Cuando queriendo o por la fuerza
nademos a contracorriente
mientras sentimos que se ahogan
nuestros versos más fehacientes…
Me vas a extrañar.

Me vas a extrañar
como extraña un niño
el pecho de su madre
cuando su madre no está.
Como el pájaro cautivo
extraña entre rejas
su ansiada libertad.
Como el Romeo perdido
en busca de su Julieta
me vas a extrañar.

Me vas a extrañar
cuando vivas de los recuerdos,
de las ternuras dormidas,
cuando desees sentirte amado
y no tengas mis caricias…
Me vas a extrañar.

Cuando necesites el latido
de mi corazón vehemente,
y necesites los labios
que te adoraban clementes…
Me vas a extrañar.

Me vas a extrañar
como se extraña el abrazo
que con amor yo sé dar…
Como se extraña la lluvia
que nos rodea al amar…
Como el amor que te he dado
inmenso como un océano…
¡Sé que me vas a extrañar!

7 comentarios:

  1. Amig@s, estaré ausente unos días... ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga mía alicantina, como ha habido algún problema con los comentarios no me enteré de que me habías contestado.

    Veo que llego tarde, imagino que estarás de vacaciones te deseo que sean muy dulces.

    Referente a la última estrofa de “la mirada” me acabo de dar cuenta de que mis palabras fueron demasiado arcanas.

    Me refería, ya más claro, a que rompes la rima bruscamente como si esa última estrofa se desplazará del resto del poema.

    Por eso me quedé un poco desconcertado hasta que al releer el poema me di cuenta de que tu cierre es de interminable constante, el poema siempre girará sobre sí mismo, como dando a entender que ese recuerdo te acaricia a menudo.

    Perdona que mi interpretación sea tan subjetiva, pero es que mi alma y mi intuición funcionan así.

    Ah! Y de lo que dices del frio, no fuera malo, aquí estamos a una humedad relativa impresionante y a 33 grados, se te pega toda la ropa al cuerpo, vuestro clima es más seco y el calor se soporta mejor.

    Pero gracias a dios esto aquí son dos días, luego ya el paraguas o el cielo gris.

    ResponderEliminar
  3. Imposible no extrañar a quien escribe como tú estos versos.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  4. Cuando te falta el agua que te da la vida... se extraña, claro que se extraña.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Rosa, Rosa
    ¿cómo que te voy a extrañar?
    Si te extraño ya
    te extraño de antes
    extraño todo lo que no sé de ti
    y lo que sé también lo extraño.

    ResponderEliminar
  6. JOSÉ: Veo que ahora sí has entendido lo que pretendo transmitir en esos últimos versos: el recuerdo de algo sublime, lo que siempre regresa como las olas del mar…
    ¿Clima seco en Alicante? Aquí hace una humedad altísima y también mucho calor. Sin embargo, donde he estado recientemente, en Albacete, hacía 36º a la sombra pero sin humedad, y el calor se llevaba mucho mejor. ¡Un fuerte abrazo!

    JORGE: ¡Gracias! Espero verte más veces por aquí, dándole sentido a este blog. Un saludo.

    ANTONIO: que no nos falte el agua, tan necesaria como el oxígeno… y menos a ti, que vives en Córdoba la sultana. Saludos.

    WILLIAM: siempre arrancando sonrisas, eh. Tus respuestas son verdadera poesía.
    Je, je, pese a lo que pueda parecer, me considero una persona muy normal, sin secretos… ¿o tal vez alguno? ¡Saludos fraternos!

    ResponderEliminar