30 jun. 2010

LA MIRADA

Sorprendida la brisa
se paró en tu mirada
azul escarcha.

A tu paso sereno
por tibias arenas
de playas desiertas.

Cohibida observaba
tu mirada clavada
en mis ojos noctámbulos.

Y el aroma dulzón
que dejaste en el aire
cálido y somnoliento.

Me supo a sal
tu piel bronceada
sin pretensión ni deseo.

Reclino la frente
y se empañan sincrónicos
cristales y recuerdos.

Tu mirada y las olas:
vaivén intermitente
que siempre regresa.

8 comentarios:

  1. En una mirada esconde o muestra el Universo los secretos que para ti reserva... Cierra los ojos y no te pierdas en los vaivenes de la Naturaleza.

    ResponderEliminar
  2. Tan poético como tu nombre, karulkalara...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la sencillez lírica para plasmar imágenes bellas y no tan sencillas. Parece una contradicción y no la es. Tus palabras se deslizan en uno lindamente.

    Rosa: perdona esta glosa: garantizada tu inteligencia y tu alma de poeta, quiero decirte que qué bella que eres, como si te hubieran fecundado todas las diosas de todos los pensamientos religiosas. Lamento que vivas por allá, a mares y a saltos de olas. Ni modo. Ojalá vengas a Costa Rica algún día, si vienes, solo piensa en los pasajes. Aquí hay campito. Que mi apartamento es como tu habitación: dices:
    "Mi habitación es la
    habitación de los desvelos,
    de los sueños prohibidos,
    de las mil y una historias."

    ResponderEliminar
  4. William: gracias por tu cortés comentario, la verdad es que me da ánimo para seguir creando.
    Mi intención al escribir este poemilla era intentar que tuviera forma de Haiku que, como seguro sabrás, consiste en un poema breve de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente. Bueno, y salió esto. Celebro mucho que te haya gustado.

    Je, je, gracias por los piropos, me has hecho sonrojar. En agradecimiento aquí te dedico un poema que espero que no conozcas (para mayor exclusividad):

    Poema “Diosa” de Vicente Aleixandre

    Dormida sobre el tigre,
    su leve trenza yace.
    Mirad su bulto. Alienta
    sobre la piel hermosa,
    tranquila, soberana.
    ¿Quién puede osar, quién sólo
    sus labios hoy pondría
    sobre la luz dichosa
    que, humana apenas, sueña?
    Miradla allí. ¡Cuán sola!
    ¡Cuán intacta! ¿Tangible?
    Casi divina, leve
    el seno se alza, cesa,
    se yergue, abate; gime
    como el amor. Y un tigre
    soberbio la sostiene
    como la mar hircana,
    donde flotase extensa,
    feliz, nunca ofrecida.
    ¡Ah, mortales! No, nunca;
    desnuda, nunca vuestra.
    Sobre la piel hoy ígnea
    miradla, exenta: es diosa.

    Un abrazo y hasta pronto!!

    ResponderEliminar
  5. Estimada Poetisa Rosa:

    Dos textos dignos de reelerse, el tuyo y el de Vicente.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar
  6. Hola rosa, me llamó José, soy cántabro, te he encontrado en los comentarios de la dulce Patricia por el tema del huracán de Méjico.

    Entré primero en tu pagina de prosa, pero reconozco que me encuentro más a gusto últimamente en la poesía.

    He estado un rato en tu otro blog “una mirada en el espejo”, me encanta el nombre, yo reconozco que no estoy demasiado acertado a la hora de bautizar mis blog.

    “como niebla…”, mi blog de cine, parece un sitio de poesía y el otro “el nodo…”, el que verdaderamente es una bitácora de poesía parece más bien un sesudo ensayo de física cuántica.

    (Igual lo hago a posta para estar en “petit comité, no se lo digas a nadie, es un secreto)

    Pero vamos a lo importante, que es tu poesía: el primer poema “la mirada” es indudablemente de estilo mediterráneo y cálido, entra dulcísimo y es de música suave, pero reconozco que me descolocó un poco la última estrofa, aunque al releerlo mi intuición comprendió la intención de tu espíritu.

    Pero el otro “mi habitación” es hermosísimo y, lo más importante, muy afín a mi alma y cercano a mi mundo interior, ha sido una delicia disfrutarlo.

    Como pienso volver decidí dosificarme un poco de tanta belleza, lo mismo haré con tu blog de prosa, no tengo una idea clara de lo que pienso sobre los toros, aquí en Cantabria es un tema que nos coge muy de lejos, por eso no añadiré más al respecto.

    Una última anécdota, en tu pueblo me perdí, me hacen gracia las carreteras de levante, no sé cómo se las arreglaron al construirlas pero todas dan a alicante (y los letreros tampoco ayudan mucho) es algo parecido a como si para ir de Santander a Bilbao tuviéramos que dar la vuelta por Oviedo.

    Pero reconozco que nos reímos muchísimo en ese viaje.

    ResponderEliminar
  7. Me cayó bien tu texto. Tiene razón mi amigo William Venegas: solo que si es tanta la sensación que produces, él debería ir a ti no al revés. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. FRANK: es que Vicente Aleixandre es un fuera de serie, como Nicanor Parra. Gracias por la poesía “ES OLVIDO”, es un verdadero encanto. Un abrazo.

    JOSÉ: hay que ver, internet es un arma poderosa que acerca a las personas en un solo clic. ¿Hace frío por allá arriba?
    Sí, para mí acertar en la elección de los nombres es de vital importancia, tanto el nombre de mis blogs como los títulos de las novelas o el nombre de los personajes. Nada es casualidad. “Una mirada en el espejo” es acertado a mi entender porque viene a simbolizar que cuanto escribimos no deja de ser un reflejo de nuestro interior.
    Soy aficionada a la poesía, a la que reconozco no dedicar tanto tiempo como quisiera ya que me dedico a escribir y actualmente ando inmersa en mi 4º libro.
    He pasado por tus blogs y volveré a pasar con mayor detenimiento, ya que últimamente ando con poco tiempo, pero seguro que estaremos en contacto.
    Ya me dirás qué te ha llamado la atención de la última estrofa de “La mirada”, me has dejado intrigada… Y “Mi habitación” la verdad es que dudé en si debía publicarlo o no, y es curioso, le han gustado a varios amigos. Por eso, ante la duda, publico, me gusta intercambiar puntos de vista.
    Sí, la señalización en Alicante no es ejemplar, la verdad, pero compensa los paisajes y la calidez de sus gentes… (Ya parezco una guía turística, je, je)
    Un saludo y hasta pronto.

    JUSTICIA POÉTICA: hombre, gracias. Je, je… a William no le des ideas que es capaz de tomarte la palabra… Aunque es verdad, no había caído antes, ¿le dará miedo viajar? Un saludo.

    ResponderEliminar