7 oct. 2014

CIFRAS Y LETRAS


Millones de palabras
reservadas para ti.

Cientos de caricias.
Mil besos apasionados.

Doscientos días de lluvia
con ventana, abrazo y chimenea.

Cien poemas de amor
y una canción desesperada.

Todo eso reservado.
Almacenado para ti.

Juventud. Creatividad.
Entrega desinteresada.

Todo se vino abajo
porque no sabes contar.

Uno más uno, no son tres…
no hay que ser muy listo.

Subyace la herida sangrante
entre los pliegues del alma.

Profanador insolente
de lengua larga y viperina.

No se puede hacer peor…
pero es tu modus operandi.

Traicionaste mi lealtad
y, de mi familia, su confianza.

Ni de cifras ni de letras
has demostrado entender.

Cazador cazado
en su propia trampa.

6 comentarios:

  1. Figura de alma grande, cierto duende de cierta chimenea me pide que te transmita esto. Dice que forma parte de la pócima que a tu alma curará. Yo qué sé, jejeejje.

    No.
    Uno más uno no suman dos... ni tres.
    Uno más uno suma uno.
    Tú y yo. Uno.

    Letras.
    Trazos de tus manos,
    sonidos de tu boca.
    Semillas de alma grande.

    Sí.
    Medicina que a tus heridas cura,
    Lealtad y entrega.
    Sí, todo eso soy para ti.

    Traidor.
    De ti todo lo tuvo;
    ciego a tu incondicional entrega.
    Furtivo de noche, vil cazador.

    Dolor.
    Zozobra en carne viva;
    extravío de tu destino.
    Días de sombras repletos, en tu derredor.

    Letras que no quiso ver;
    cifras que a su antojo sumó.
    Qué necio.
    Tú tan solo en cuatro querías creer.

    Amor.

    Vil cazador que al Amor mató;
    cobarde que la confianza quebrantó.

    ¿Y yo?
    Duende mudo en aquella chimenea;
    Callando triste.
    Hoy seré fuego que a tus heridas cauterice.

    Qué importa que a él tus letras no le importen;
    tus letras ahora son purulenta rabia.
    Pero mañana, tiempo sin tiempo;
    serán luz y esperanza.

    Curarás las heridas;
    sanará tu corazón.
    Sonreirás a la aurora;
    Cantarás para este duende, tu leal servidor,
    la más alegre canción.

    ResponderEliminar
  2. Uno más uno, es uno.
    Efectivamente.
    Unidos, siempre unidos,
    desertores de egoísmo,
    fugitivos de las apariencias.

    Letras que evocan momentos.
    Letras que son más que letras.
    Aspirantes a fe y esperanza.
    Víctimas de un amor fingido.

    Medicina para el alma, tus palabras.
    Más que escritura, luz de mis días,
    estrella luminosa al atardecer,
    oración de vida, hálito de esperanza.

    Jamás me amó. Desidia.
    Apariencias. Orgullo insano.
    Vividor insurgente.
    Marioneta. Títere oscilante.

    Mi duende tú, bálsamo eficaz,
    fierabrás de mis heridas.
    No hay rencor, mi fiel amigo,
    sólo ganas de gritar:
    ¡Jamás me amó!

    Pero yo… yo aún tengo para ti
    un insondable mar de palabras
    y el afecto más sincero…
    absolutamente nada, nada,
    para todo lo que tú mereces.

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Mi valer es tu valor

    Valor lleva tu nombre,
    Figura de Alma grande.
    Valor por quererme,
    Valor para comprenderme.

    Valía es tu apellido,
    Primera de la clase primera.
    Valía en tus principios,
    Valía como nadie, sin mácula ni vicios.

    Si yo, valor quisiera tener,
    Sería para ganar tu valía.
    Valía de Alma grande,
    Valía de corazón gigante.
    ¿Soy cobarde?

    Si yo valiente pudiera ser,
    Lo sería para gozar de tu valer.
    Si yo de algo pudiera valer,
    Sería para gozar de tu valer.
    ¿Soy necio?

    Mi valer es tu valor.
    Qué sé yo.

    Valor de exótico perfume,
    De belleza sin igual,
    De ojos que son estrellas,
    De voz que es música celestial.

    Ten esperanza, tú lo vales;
    Ten ilusión, nadie con tu semejante valor;
    Ten fuerza; eres la más valiente;
    Ten alegría; eres mi valor.

    Cuídate. Que estés bien. Sé feliz. Adelante.


    ResponderEliminar
  4. Valor es querer,
    querer es poder.
    Y poder es sinónimo
    de éxito.
    Bien lo sabes...

    Comprendo la soledad
    de tus noches
    y el vacío de tus mañanas.
    Puedes creerme.

    Estar acompañado
    no es sinónimo de compañía.
    Ni tenerlo todo asegura
    la felicidad absoluta.

    Estar en paz con uno mismo:
    la mejor baza.

    Saberte valioso
    por quien te comprende,
    te admira y te quiere:
    eso es el todo.

    Valeroso caballero,
    tenaz arquero,
    amigo y cómplice.
    Siempre das en la diana.
    Sabes porque te pones
    en la piel del otro.

    En un mundo de jueces
    has sido amigo y aliado.

    Sabes tanto de mí,
    ahondando en tu interior,
    que yo misma quisiera.

    Porque tu valor es inmenso
    estás en todo momento.
    Pasado, futuro y presente.

    Porque hay luz en tu interior
    ves todas esas cosas
    que otros ni quieren...
    ni pueden.

    Valor y categoría.
    Se nace o no se nace,
    se tiene o no se tiene.

    Ambos somos extranjeros
    en un mundo de palabras
    donde la amistad es un consuelo.

    Escritores. Poetas.
    Desertores de la realidad.
    Por necesidad: bohemios.

    Grande, Alberto, como esta amistad. En complicidad y conciencia. Adelante pero un paso detrás de ti. Ya sabes, tu aprendiz. Gracias eternas.

    ResponderEliminar
  5. Querida Rosa mi valer es tu valor, repito. Somos ciudadanos de un territorio mágico, el de la Literatura, ése es nuestro país, un lugar en el que no se necesita de consuelos sino en el que hay certezas y magia. Porque allí el valor no se juzga y el valer no se necesita. Besos en conciencia y abrazos valiosos de amistad.

    ResponderEliminar
  6. Escenas cotidianas

    Un sofá, Tú y Yo en él.
    Te cojo la mano, me pellizcas el alma.
    Música de fondo,
    La tele, qué más da.
    Pijamas, zapatillas, un té, un bombón, una galleta, Tú y Yo.
    Mi mundo es tu presencia, tu voz, tu aroma, tus caricias.

    Una calle por la que caminas,
    El Metro, carreras, prisas y tropiezos.
    Te cuento, me cuentas,
    Sucesos del día,
    Pequeñas historias.

    El trabajo,,
    qué comiste,
    con quién te encontraste.
    Estuviste tranquila,
    La alegría del día, la chorrada del de turno.
    El fulano que te mira...
    Los gatos.

    Otro día.
    Paseas por la playa.
    Cielo gris, otoño en el mar.
    Playa solitaria, paseas sola.
    TE paras. Desorientada.
    No hay nadie, no hay nada. Sólo recuerdos.
    Qué va, sí que hay.
    El viento que acaricia tu piel, Yo.
    Las olas suenan al fondo, son mis palabras de Amor para ti.
    Curación, futuro. Tú.
    Una gaviota a lo lejos. Yo.

    Escenas cotidianas,.
    Cariño.
    ¿Estás cansada?
    Léeme un poema, una historia.
    Mi poema, mi historia son dos palabras que todo son.
    Te amo.

    Adelante, Figura de Alma Grande. Estamos juntos en este país que es mi país, el de la Literatura. Feliz miércoles. No estás sola.



    ResponderEliminar