22 mar. 2010

NATURALEZA SALVAJE


Amo este lago,
cuenco de lágrimas celestiales,
inclinado por la atracción lunar
empujando su orilla.

Amo estas montañas,
afloramiento de rocas austeras,
esculpidas por los océanos,
levantadas en alguna época desconocida,
aisladas en un campo de arvejas,
partidas por cascadas plateadas.

Un búho centinela me contempla sin pestañear,
y más allá, bosques alpinos forman una cadencia
hacia una luna distante.

3 comentarios:

  1. Me ha gustado y ese búho me encanta.
    Los bosques también me encantan y tu poema es estupendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo prefieros las mujeres salvajes... jajaja si son naturales mejor jajaja

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. efectivamente te mira a través de su atenta mirada.

    saludos

    ResponderEliminar