22 dic. 2009

EL SANTUARIO


Vadea el tibio arroyo hacia el santuario
al otro lado del río de sonido dorado,
donde una borracha abeja zumba la sagrada sílaba
sobre un loto carmesí.
Rico mango magenta y ofrendas de especias
apilados alto por los devotos.
Entrando en una choza de piedra azul-
Fresco interior negro manchado con incienso y
perforado por pequeños triángulos de llamas de velas-
Las preocupaciones corrientes caen al suelo cristalino.
Ardientes letras aparecen en el aire
y reaparecen en tu corazón.

4 comentarios:

  1. Simplemente precioso...

    Pasé a echar un ratito de lectura en tu espacio, y a desearte felices fiestas, para tí y para los tuyos. Un placer siempre pasar por tu blog.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Igualmente, Antonio, que el espíritu de la Navidad te envuelva con sus hilos invisibles de paz y felicidad.

    ResponderEliminar